Estado del soporte nutricional enteral hospitalario: Prescripci√≥n vs. requerimientosJustificaci√≥n: La satisfacci√≥n de los requerimientos energ√©ticos (RE) del paciente sujeto a soporte nutricional enteral (SNE) debe orientarse a la preservaci√≥n del estado nutricional. Se han reportado fallas en los vol√ļmenes infundidos de nutrientes enterales durante la conducci√≥n del SNE. Objetivos: Evaluar si la prescripci√≥n hospitalaria (PH) de la SNE cubre los RE del paciente internado. Dise√Īo del estudio: Transversal, descriptivo. Serie de estudio: Veintinueve pacientes con edades mayores de 18 a√Īos (Hombres: 69%; Edad promedio: 68.3 ¬Ī 16.7 a√Īos) atendidos en
el Hospital Interzonal General de Agudos (HIGA) ‚ÄúDr. Rodolfo Rossi‚ÄĚ (La Plata, Argentina) entre Enero del 2015 y Marzo del 2015 (ambos incluidos) y que recibieron SNE durante 3 d√≠as (o m√°s) sin interrupciones. Materiales y m√©todos: Los RE de cada paciente se estimaron mediante la ‚Äúregla del pulgar‚ÄĚ. Las cantidades prescritas del nutriente se calcularon de la velocidad de infusi√≥n (como mililitros.hora-1) del nutriente enteral, tal y como estaba asentada en la hoja ‚ÄúIndicaciones Terap√©uticas‚ÄĚ de la historia cl√≠nica del paciente. Se consideraron 24 horas de infusi√≥n continua, sin interrupciones, del SNE. El estado de satisfacci√≥n de los RE se obtuvo del cociente PH/RE. El esquema SNE se juzg√≥ como satisfactorio si el cociente PH/RE >= 80%. Resultados: Los RE promedio fueron de 1,743.6 ¬Ī 348.9 Kcal.24 horas-1. La PH promedio solo represent√≥ el 84.4% de los RE estimados. En el 68.9% de las instancias la PH no satisfizo el RE calculado. En la mitad m√°s uno de las historias auditadas las cantidades prescritas del nutriente enteral no superaron el 80.0% de los RE. Conclusiones: La prescripci√≥n de vol√ļmenes insuficientes del nutriente enteral dentro de un esquema SNE expone al paciente a un riesgo incrementado de desnutrici√≥n. Los insuficientes vol√ļmenes prescritos pueden trasladarse a menores vol√ļmenes administrados. Se hace necesario identificar primero, y corregir despu√©s, las falencias detectadas
en el SNE; a la vez que mejorar el trabajo  interdisciplinario.
María Paz Bettiol, María de los Angeles Rose Cash Rasch, Agustina Fantinelli, Verónica Lipovetzky, Andrea Delledonne, Cintia Etienne, María Eugenia Iribarne, Ignacio Mendéz, Magali Cortina
 PDF
 
Los paradigmas de la Nutrici√≥n cl√≠nica en los cuidados intensivos de los pacientes con Covid-19El paciente que resulta positivo a la Covid-19 est√° sujeto a una condici√≥n hiperinflamatoria que suele causar una lesi√≥n pulmonar, y con ello, el probable desarrollo de neumon√≠a. Estas razones llevan a la hospitalizaci√≥n del enfermo en la unidad de cuidados intensivos (UCI). Antes de resolver (y superar) la ‚Äútormenta de citoquinas‚ÄĚ desencadenada por el virus SARS CoV-2 (y durante la cual se sobreexpresan interleucinas proinflamatorias como la IL-1 y la IL-6), este paciente ser√° intubado y ventilado durante m√°s de 48 horas. Es inmediato entonces que se requerir√° una nutrici√≥n adecuada durante la estancia en la UCI para superar estas contingencias. La desnutrici√≥n puede conducir a un desgaste agudo de la masa muscular (DAMM), disminuci√≥n de la masa corporal magra, y el empeoramiento del estado inflamatorio en curso. Adem√°s, el debilitamiento muscular, cuando es grave y/o no se corrige con las apropiadas intervenciones nutricionales y metab√≥licas, puede prolongar enormemente los tiempos de rehabilitaci√≥n, alargar la hospitalizaci√≥n, aumentar los costos de salud, y reducir la tasa de rotaci√≥n del parque institucional de camas, ya en crisis debido a la emergencia sanitaria causada por el coronavirus. El presente ensayo centra la atenci√≥n en la importancia de la nutrici√≥n que se le debe proporcionar al enfermo con la Covid-19, en sinergia con los tratamientos farmacol√≥gicos que se empleen para reducir el n√ļmero de las citoquinas proinflamatorias circulantes. Las distintas modalidades de intervenci√≥n nutricional (sean oral, enteral y/o parenteral) deben conducirse siempre de acuerdo con la condici√≥n cl√≠nica y metab√≥lica del paciente. Se ha renovado el inter√©s en las distintas modalidades de la inmunonutrici√≥n para contener y paliar los estados hiperinflamatorios observados en la Covid 19, entre ellos, el uso de los dip√©ptidos de glutamina (Gln) y los √°cidos grasos poliinsaturados w3.
Francesco Ferrara, Antonio Vitiello
 PDF
 
Ivonne Martín Hernández, Anay Cordero Eiriz
 PDF
 
Sobre la anemia en las edades infantiles en el Ecuador: Causas e intervenciones correctivas y preventivasLos estados deficitarios de hierro y la anemia suelen afectar a la cuarta parte de la poblaci√≥n ecuatoriana. La anemia se reparte de forma desigual entre los estratos etarios del pa√≠s, la regi√≥n geogr√°fica de pertenencia, y el √°rea de domicilio; y suele ser prevalente entre los menores de 5 a√Īos de edad y los escolares, en las provincias andinas, y en los √°mbitos rurales. Las causas de la anemia son diversas, y recorren desde el parasitismo y la inflamaci√≥n sist√©mica hasta la presencia limitada del hierro en los alimentos ingeridos por personas y comunidades, la biodisponibilidad del mineral, las pr√°cticas alimentarias, y la baja adherencia a los programas de protecci√≥n alimentaria y de suplementaci√≥n nutrimental. La anemia puede tener un costo humano en a√Īos perdidos por discapacidad intelectual y retraso escolar. La anemia tambi√©n tendr√≠a un costo econ√≥mico en p√©rdida de recursos humanos y afectaci√≥n del desarrollo econ√≥mico del pa√≠s. El Gobierno y el Estado ecuatorianos conducen varios programas de suplementaci√≥n nutrimental con sales de hierro y micronutrientes, pero la efectividad de los mismos se ve limitada por la ausencia de personal calificado que verifique la continuidad de los mismos en el tiempo. Urgen medidas y esfuerzos para incrementar la adherencia de la poblaci√≥n ecuatoriana a los programas de protecci√≥n alimentaria y suplementaci√≥n nutrimental, sobre todo en los sectores m√°s vulnerables; elevar la percepci√≥n de riesgo sobre los efectos delet√©reos de la anemia en los ni√Īos menores de 5 a√Īos y los escolares; y colocar el personal debidamente entrenado y capacitado al frente de tales programas para una mejor gesti√≥n de los mismos, as√≠ como la evaluaci√≥n permanente del impacto y la efectividad de las intervenciones hechas.
Pamela Alejandra Ruiz Polit, Sarita Lucila Betancourt Ortiz
 PDF
 
Rol del personal de Enfermer√≠a en la intervenci√≥n nutricional del paciente quemadoLas complicaciones en el curso de la ruta cr√≠tica del quemado se relacionan con la desnutrici√≥n energ√©tica-nutrimental causada por/asociada a la respuesta a la agresi√≥n aguda. Por esta raz√≥n, este enfermo se integra dentro de los ‚Äúdesnutridos intrahospitalariamente‚ÄĚ. Conforme han avanzado los cuidados especializados del quemado, asimismo se ha complejizado el papel de la Enfermer√≠a. La ampliaci√≥n de las funciones de la Enfermer√≠a para acomodar los cuidados de salud del quemado que requiere de apoyo nutricional ha hecho que esta especialidad param√©dica ocupe un papel protag√≥nico dentro del equipo multidisciplinario de asistencia, pues la evoluci√≥n del quemado depender√° del √©xito de la terapia nutricional, y √©ste, a su vez, de los cuidados de enfermer√≠a. Se realiz√≥ un estudio descriptivo, prospectivo, para conocer el papel que desempe√Īa el personal de enfermer√≠a en el cumplimiento del proceso de intervenci√≥n nutricional en el quemado extenso. El tiempo empleado en cada una de las acciones de enfermer√≠a prescritas en el proceso de intervenci√≥n nutricional fue medido en los pacientes ingresados por quemaduras de piel y tejidos subyacentes en el Servicio de Quemados, ¬†Hospital Cl√≠nico quir√ļrgico ‚ÄúHermanos Ameijeiras‚ÄĚ (La Habana, Cuba), entre Febrero del 2006 y¬† Junio del 2008. La efectividad del proceso de intervenci√≥n nutricional se estim√≥ de la tasa de cumplimiento del aporte energ√©tico prescrito, el comportamiento del peso al egreso, el tiempo de cicatrizaci√≥n, la estad√≠a en el Servicio, y la tasa de mortalidad. La mortalidad por-todas-las causas fue del 31.6%. La p√©rdida de peso durante la estancia del enfermo en el Servicio fue menor del 10.0%. La estad√≠a se prolong√≥ m√°s de lo esperado seg√ļn la superficie corporal quemada en la tercera parte de la serie de estudio. Se calcul√≥ en 6.3 horas.d√≠a-1.paciente-1 el tiempo empleado en el completamiento de las acciones incluidas en el proceso de intervenci√≥n nutricional, equivalente a la mitad del turno de trabajo. El personal de enfermer√≠a tiene un papel protag√≥nico en el cumplimiento del proceso de intervenci√≥n nutricional en el quemado.
Carmen Maz√≥n Via√Īez, Luz Marina Miquet Romero, Herm√°n Gonz√°lez Reyes, Manuel Benjam√≠n Ricardo, Rosa Rodr√≠guez Arrechea, Rafael Rodr√≠guez Garcell
 PDF
 
Sobre el empleo del √ćndice Internacional de Calidad de la Dieta en la calificaci√≥n de los ingresos diet√©ticos de las alumnas de la Licenciatura en Nutrici√≥n Cl√≠nica de una universidad mexicanaIntroducci√≥n: El √ćndice DQI-I Internacional de Calidad de la Dieta (del ingl√©s Dietary Quality International Index) ha sido propuesto para la calificaci√≥n de los ingresos diet√©ticos de sujetos. El uso del DQI-I ser√≠a √ļtil en la homogenizaci√≥n de los resultados de encuestas diet√©ticas conducidas en diferentes latitudes geogr√°ficas. Objetivo: Evaluar la utilidad del √≠ndice DQI-I en la calificaci√≥n de los ingresos diet√©ticos y nutrimentales de las estudiantes universitarias. Locaci√≥n del estudio: Licenciatura de Nutrici√≥n Cl√≠nica (LNC), Facultad de Medicina, Benem√©rita Universidad Aut√≥noma de Puebla (BUAP), Puebla (M√©xico). Serie de estudio: Treinta estudiantes (IMC: 21.4 ¬Ī 2.3 kg.m-2; IMC ‚Č• 25.0 kg.m-2: 13.3 %) con edades entre 18 ‚Äď 24 a√Īos, todas del sexo femenino, pertenecientes a la generaci√≥n 2014 de la LNC. Dise√Īo del estudio: Descriptivo, transversal. M√©todos: Los ingresos diet√©ticos propios de un d√≠a en la vida de las alumnas encuestadas se convirtieron en eventos alimentarios, raciones de alimentos, e ingresos nutrimentales. Las cantidades y calidades de los ingresos alimentarios y nutrimentales se calificaron mediante el √≠ndice DQI-I. Se emple√≥ tambi√©n en el ejercicio evaluativo una versi√≥n del √≠ndice DQI-I adaptada seg√ļn las recomendaciones alimentarias para la poblaci√≥n mexicana. Resultados: El DQI-I revel√≥ el predominio de figuras diet√©ticas con ‚ÄúNecesidad de cambios‚ÄĚ y ‚ÄúPoco saludables‚ÄĚ entre las alumnas estudiadas. Conclusiones: El √≠ndice DQI-I se alinea con los resultados obtenidos previamente que confirman que la dieta de las alumnas universitarias no es suficiente, ni variada, ni completa nutricionalmente; y que necesita cambios inmediatos para adecuarla al ideal de una dieta saludable.
Tania Bilbao Reboredo, Leticia Fernanda Garc√≠a Casta√Ī√≥n, Jes√ļs Ad√°n Ortega Gonz√°lez, Abene Aintzane Fern√°ndez de Gamboa Orrego, Marcela V√©lez Pliego
 PDF
 
Andrés Luciano Nicolás Martinuzzi, Eduardo Ferraresi Zarranz
 PDF
 
Sobre las interrelaciones entre la nutrici√≥n y el envejecimientoCuba asiste al envejecimiento demogr√°fico como otro de los elementos integrados dentro de la transici√≥n epidemiol√≥gica global. En los √ļltimos a√Īos la expectativa de vida del ser humano se ha prolongado significativamente. Hoy las personas pueden esperar vivir igual n√ļmero de a√Īos tras rebasar los 50 a√Īos de edad. Se comprende entonces el inter√©s y los esfuerzos de los investigadores por desentra√Īar las claves del envejecimiento prolongado, satisfactorio y exitoso en un planeta en el que este sector demogr√°fico ya ha alcanzado la octava parte de la poblaci√≥n. El envejecimiento presupone la disminuci√≥n con la edad de la capacidad de la econom√≠a para sostener la constancia del medio interno y responder a la agresi√≥n. Igualmente, el envejecimiento implica un riesgo incrementado de utilizaci√≥n inapropiada de nutrientes y de desnutrici√≥n. La asistencia de una poblaci√≥n cada vez m√°s envejecida conlleva entonces la redefinici√≥n de conceptos y t√©rminos corrientemente aceptados a fin de caracterizar lo mejor posible las necesidades de cuidados de este segmento poblacional. Dentro del proceso del envejecimiento se revisa la definici√≥n de la ancianidad como el momento cronol√≥gico en la vida del individuo en la que ocurre una reducci√≥n (fisiol√≥gica por dem√°s) del 60.0% (o superior) de cualquiera de varios indicadores del estado de salud y la composici√≥n corporal. La definici√≥n revisada de ancianidad tiene en cuenta tambi√©n los cambios que ocurren en el peso corporal y el tama√Īo de los compartimientos corporales a medida que el sujeto envejece, sobre todo si se reconoce que la reducci√≥n del 10.0% del peso corporal puede afectar la autonom√≠a y el validismo del sujeto. La definici√≥n de ancianidad se expande para incluir el ‚Äúanciano fr√°gil‚ÄĚ, y as√≠ se√Īalar aquellos sujetos con una capacidad disminuida para responder a estresores de diverso tipo, y que, por consiguiente, requerir√≠an cuidados especializados. Una mejor comprensi√≥n del fen√≥meno del envejecimiento conducir√° a mejores intervenciones alimentarias y nutricionales, y con ello, una mejor calidad de vida del geronte y sus familiares.
Emilio Manuel Zayas Somoza, Vilma Fundora Alvarez
 PDF
 
Sobre la formaci√≥n y los conocimientos en Nutrici√≥n cl√≠nica del personal m√©dico integrado a un hospital pedi√°trico universitarioIntroducci√≥n: El soporte nutricional del paciente hospitalizado constituye un pilar terap√©utico dentro de la especialidad de Pediatr√≠a. La prescripci√≥n del tipo de nutrici√≥n, la cantidad de nutrientes a administrar, y el seguimiento de los pacientes, suelen ser indicadas por el m√©dico de cabecera. No obstante, no se conoce la calificaci√≥n de estos m√©dicos en temas considerados como imprescindibles en Nutrici√≥n cl√≠nica. Objetivo: Evaluar los conocimientos y las actitudes en Nutrici√≥n cl√≠nica de los m√©dicos que se desempe√Īan en un hospital pedi√°trico provincial. Locaci√≥n del estudio: Hospital Pedi√°trico Provincial Universitario ‚ÄúPepe Portilla‚ÄĚ (Pinar del R√≠o, Pinar del R√≠o, Cuba). Dise√Īo del estudio: Transversal, descriptivo.¬† M√©todo: Se aplic√≥ una encuesta en tiempo real entre los m√©dicos que ejercen en el hospital en Enero del 2019. La encuesta constaba de 17 √≠tems, y se divid√≠a en sendos apartados dedicados a la formaci√≥n y los conocimientos b√°sicos en Nutrici√≥n cl√≠nica, respectivamente. Resultados: El 98.4 % de los encuestados consideraron que el tratamiento nutricional √≥ptimo del paciente hospitalizado incide sobre la morbimortalidad del mismo. A pesar de ello, el 87.3 % de los m√©dicos consideraron insuficiente su formaci√≥n en Nutrici√≥n. El 75.4 % no lee de forma regular art√≠culos sobre Nutrici√≥n publicados en revistas cient√≠ficas. S√≥lo un 15.1 % de los encuestados fue evaluado como ‚ÄúBien‚ÄĚ en los conocimientos evaluados de Nutrici√≥n cl√≠nica. Conclusiones: La formaci√≥n en Nutrici√≥n cl√≠nica, y el grado de los conocimientos en Nutrici√≥n de los m√©dicos del hospital es insuficiente. Estos resultados apuntan hacia la necesidad de programas de educaci√≥n y capacitaci√≥n en Nutrici√≥n orientados a los m√©dicos para que la atenci√≥n al paciente hospitalizado sea integral.
Yatson Jes√ļs S√°nchez Cabrera, Tania Pampillo Casti√Īeiras, Sandra Hern√°ndez Garc√≠a
 PDF
 
La ense√Īanza de la Nutrici√≥n en las asignaturas del ciclo b√°sico de la carrera de Medicina en CubaIntroducci√≥n: Las competencias en temas de Alimentaci√≥n y Nutrici√≥n del m√©dico graduado son reconocidas actualmente como indispensables para la promoci√≥n de salud y la prevenci√≥n de las enfermedades. Se percibe que la presencia de tales temas es insuficiente en los programas actuales de formaci√≥n m√©dica. Objetivo: Evaluar la presencia de los contenidos de las ciencias de la Alimentaci√≥n y la Nutrici√≥n dentro del ciclo b√°sico de los programas de formaci√≥n m√©dica en Cuba. Dise√Īo del estudio: Se condujo una investigaci√≥n cualitativa, descriptiva, de an√°lisis hist√≥rico y documental de los objetivos y contenidos de Nutrici√≥n dentro de las asignaturas del ciclo b√°sico de formaci√≥n m√©dica en Cuba. M√©todos: Se revisaron los contenidos de Alimentaci√≥n y Nutrici√≥n incluidos dentro de las asignaturas del ciclo b√°sico de los programas de formaci√≥n de la carrera de Medicina que se han implementado entre 1985 ‚Äď 2017, junto con la pertinencia y la coherencia de los mismos, y la integraci√≥n con el resto de las asignaturas. Resultados: Los contenidos de Alimentaci√≥n y Nutrici√≥n aparecen en los programas formativos implementados desde 1985 hasta la fecha. El plan C (1985 ‚Äď 2016) contempl√≥ 4 unidades dentro de la asignatura ‚ÄúMetabolismo intermediario y su regulaci√≥n‚ÄĚ del primer a√Īo de la carrera de Medicina. La modificaci√≥n del plan C (2005 ‚Äď 2016) con la adopci√≥n de la Morfofisiolog√≠a como disciplina integradora de las Ciencias B√°sicas M√©dicas hizo que los contenidos de Nutrici√≥n fueron transferidos hacia las asignaturas ‚ÄúIntroducci√≥n a la Medicina General Integral‚ÄĚ y ‚ÄúPromoci√≥n de salud‚ÄĚ del primer a√Īo de la carrera. El plan D (2016 ‚Äď 2017) ha previsto la presencia de contenidos de Alimentaci√≥n y Nutrici√≥n dentro de la asignatura ‚ÄúMetabolismo y Nutrici√≥n‚ÄĚ junto con un curso propio dedicado a la ‚ÄúNutrici√≥n‚ÄĚ. Conclusiones: En los √ļltimos 30 a√Īos de formaci√≥n m√©dica la presencia de contenidos de Alimentaci√≥n y Nutrici√≥n ha sido irregular e insuficiente en el ciclo b√°sico de la carrera de Ciencias M√©dicas. El dise√Īo curricular del plan D ha intentado superar estas insuficiencias mediante una mayor incorporaci√≥n de estos contenidos, pero la ense√Īanza de √©stos todav√≠a adolece de una escasa integraci√≥n con el resto de las asignaturas formativas.
Ra√ļl Fern√°ndez Regalado, Esmir Camps Calzadilla
 PDF
 
Sobre la nutrici√≥n enteral y el fisiologismo gastrointestinalDurante mucho tiempo se ha tenido por descontada la ‚Äúsuperioridad‚ÄĚ fisiol√≥gica de la nutrici√≥n enteral (NE) sobre la nutrici√≥n parenteral. La NE (entendida como la
administración de nutrientes con una composición  química definida a través de un acceso colocado en el tracto gastrointestinal) debe ser la primera intervención nutricional en un paciente en el que no concurre contraindicación alguna para el uso del tracto digestivo.
Sin embargo, el supuesto superior fisiologismo de la NE puede oscurecer el hecho que esta terapia obvia la fase cef√°lica de la digesti√≥n y la absorci√≥n intestinales. En a√Īos recientes se ha reconocido la importante contribuci√≥n de la fase cef√°lica a la mejor recepci√≥n y digesti√≥n de los alimentos, y la absorci√≥n de los nutrientes en ellos contenidos. El fen√≥meno alimentario se inicia desde el mismo momento en que el sujeto anticipa la llegada del alimento. Complejas se√Īales neurohormonales conectan simult√°neamente el enc√©falo, el est√≥mago, el intestino delgado y las gl√°ndulas accesorias del tracto gastrointestinal para asegurar no solo una correcta absorci√≥n intestinal sino
además el disfrute del acto de comer. La exclusión de la fase cefálica del fisiologismo intestinal pudiera explicar la falla en renutrirse de pacientes con esquemas prolongados de NE no volitiva. En todo paciente sujeto a NE no volitiva se deben prescribir medidas para la rehabilitación de la vía oral tan pronto como sea posible. En casos seleccionados, se debe estimular al enfermo a degustar sorbos del nutriente antes de la infusión del mismo. Igualmente, se debe recomendar la administración de esquemas cíclicos de NE para simular la alternancia entre los períodos pre- y post-pandriales. De esta manera, cabe esperar una mayor efectividad terapéutica de la NE no volitiva y una superior tolerancia a largo plazo.
Luis Alberto Nin Alvarez, Sergio Santana Porbén
 PDF
 
Presentaci√≥n de la bibliograf√≠a sobre temas de alimentaci√≥n y nutrici√≥n en revistas cubanas publicadas entre los siglos XVIII y XXJustificaci√≥n: Result√≥ de inter√©s realizar una b√ļsqueda bibliogr√°fica de los trabajos cient√≠ficos sobre alimentaci√≥n y nutrici√≥n que se han publicado en Cuba desde el siglo XVIII, con el fin de enriquecer la bibliograf√≠a m√©dica cubana. M√©todos: A los efectos de satisfacer los objetivos de la presente investigaci√≥n, se revisaron las colecciones y entregas de 150 t√≠tulos de revistas cubanas sobre las ciencias de la salud, editadas entre 1840 y 2000, y que se encuentran ubicadas en las principales bibliotecas y archivos de la ciudad de La Habana que atesoran materiales sobre historia de la Medicina, para localizar en ellas los trabajos que estuvieran relacionados con la alimentaci√≥n y nutrici√≥n humanas. Se confeccionaron ficheros por t√≠tulos en orden cronol√≥gico, y se asignaron encabezamientos de materias seg√ļn contenidos de acuerdo con los t√©rminos autorizados del tesauro de los ‚ÄúDescriptores de Ciencias de la Salud‚ÄĚ (DeCS). Las referencias se ordenaron cronol√≥gicamente seg√ļn el estilo Vancouver. Asimismo, se confeccion√≥ un √≠ndice de autores en orden alfab√©tico. Resultados: Se encontraron 870 trabajos dispersos en 45 t√≠tulos de revistas, a los que se agregaron seis materiales confeccionados entre 1707 y 1798 en forma de monograf√≠as y libros. De acuerdo con la terminolog√≠a registrada en el DeCS, ‚Äúlegislaci√≥n sobre alimentos‚ÄĚ y ‚Äúleche‚ÄĚ fueron los asuntos m√°s abundantes entre los abordados (con 25 veces o m√°s) durante los 160 a√Īos que abarc√≥ el estudio. Entre 1987 y 2000 la Revista Cubana de Alimentaci√≥n y Nutrici√≥n (RCAN) public√≥ 430 temas de las especialidades de inter√©s, los que representaron el doble de los divulgados por otras 28 revistas entre 1960 y 2000; y el 50% de los publicados en 98 revistas entre 1841 y 2000; con lo cual qued√≥ demostrada la necesidad de su existencia. Conclusiones: Esta investigaci√≥n es la primera y √ļnica realizada hasta ahora en el pa√≠s en esta materia, y debe servir de base para profundizar en el conocimiento de los contenidos seg√ļn distintas aristas por otros investigadores.
Moisés Hernández Fernández, José Antonio López Espinosa, Gregorio Delgado García
 PDF
 
Sobre los resultados de los protocolos ERAS-ACERTO en tres vertientes terap√©uticasLos protocolos ERAS-ACERTO (que integran elementos de los paradigmas ‚ÄúEnhanced Recovery After Surgery‚ÄĚ de la ERAS Society y ‚ÄúAcelerando la Recuperaci√≥n Total Posoperatoria‚ÄĚ del Proyecto ACERTO) han revolucionado los cuidados perioperatorios. Hoy se insiste en la minimizaci√≥n del ayuno perioperatorio, la precarga con bebidas azucaradas, la moderaci√≥n en el aporte parenteral de electrolitos y cristaloides, la movilizaci√≥n precoz fuera del lecho, y la reapertura temprana de la v√≠a oral como intervenciones orientadas a la reducci√≥n de las complicaciones postquir√ļrgicas, la recuperaci√≥n postoperatoria acelerada, y la pronta reinserci√≥n familiar, social y laboral del paciente. El Servicio de Nutrici√≥n Cl√≠nica del Hospital Militar Central ‚ÄúDr. Luis D√≠az Soto‚ÄĚ (La Habana, Cuba) ha contribuido a la implementaci√≥n de protocolos ERAS-ACERTO en la atenci√≥n integral del quemado, la citorreducci√≥n quir√ļrgica de tumores gastrointestinales, y la minimizaci√≥n del ayuno perioperatorio en la actividad quir√ļrgica general. Este ensayo muestra el proceso de implementaci√≥n de tales protocolos ERAS-ACERTO, as√≠ como los resultados alcanzados con la conducci√≥n y gesti√≥n de los mismos. En el momento actual, la conducci√≥n de los protocolos ERAS-ACERTO se ha traducido en un n√ļmero menor de resultados no deseados despu√©s de la cirug√≠a electiva, una menor estad√≠a hospitalaria, y una mayor satisfacci√≥n del paciente y sus familiares con el tratamiento m√©dico-quir√ļrgico administrado. En futuras extensiones de la implementaci√≥n de los protocolos ERAS-ACERTO se deben realizar an√°lisis de costo-efectividad como forma de documentar el impacto de los mismos en la econom√≠a hospitalaria.
Teresa Pedroso Garriga
 PDF
 
La anemia ferrop√©nica. Diagn√≥stico, tratamiento y prevenci√≥nLa anemia ferrop√©nica es la carencia nutrimental m√°s extendida en Cuba. Los reci√©n nacidos, las mujeres lactantes, las embarazadas, las mujeres en edad reproductiva, los escolares con edades entre 1 ‚Äď 5 a√Īos, y los ancianos se encuentran entre los subgrupos
demográficos más vulnerables a los estados deficitarios de hierro. La anemia ferropénica resulta de la incapacidad del organismo de mantener la constancia del pool corporal de hierro ante pérdidas incrementadas y/o ingresos dietéticos insuficientes. La anemia ferropénica también puede ser causada por la deficiente utilización periférica del hierro absorbido. La consejería nutricional acerca de cómo incorporar mayores cantidades de hierro bioabsorbible pudiera ser una herramienta efectiva de intervención en los cuadros
carenciales de hierro. Se han desplegado programas de suplementación mineral orientados a la mujer en edad reproductiva. La industria farmacéutica nacional ofrece
varios suplementos del mineral para la corrección de los estados deficitarios. Se conducen en el país programas de protección nutrimental de poblaciones vulnerables mediante la fortificación con hierro de alimentos de amplio consumo popular. El médico de asistencia
debe pesquisar activamente la presencia de cuadros carenciales de hierro, y recomendar las acciones correctivas requeridas. Igualmente, el médico de asistencia debe evaluar la efectividad de las intervenciones hechas. Una mejor comprensión del metabolismo, distribución y utilización del hierro dietético mediante programas de educación continuada debe traducirse en un mejor afrontamiento de este problema de salud, y con ello, la reducción de las tasas corrientes de anemia ferropénica.
Estela Gigato Mesa
 PDF
 
La aciduria metilmal√≥nica: A prop√≥sito de un caso. Evoluci√≥n cl√≠nica, nutricional y metab√≥licaLa aciduria metilmal√≥nica (AMM) es una acidemia org√°nica de tipo autos√≥mica recesiva causada por la deficiencia de la actividad metilmalonil CoA mutasa (MMCM): enzima que interviene en el catabolismo de los amino√°cidos de cadena ramificada valina e isoleucina, y de la treonina y la metionina. La AMM tambi√©n puede ser causada por defectos de la bios√≠ntesis del cofactor adenosilcobalamina de la MMCM. El defecto enzim√°tico puede recorrer desde ausencia de la enzima hasta la actividad reducida de la misma. La expresi√≥n cl√≠nica de la AMM var√≠a desde una forma neonatal grave con acidosis metab√≥lica y muerte, hasta una forma cr√≥nica progresiva. Se describe el caso de una ni√Īa de 11 meses de vida extrauterina que fue atendida en las instituciones del Sistema de Salud de la provincia Holgu√≠n (Cuba) con un debut tard√≠o de AMM. El diagn√≥stico definitivo se estableci√≥ mediante cromatograf√≠a gaseosa acoplada a espectrometr√≠a de masa en el Laboratorio de Errores Innatos del Metabolismo del Centro Nacional de Gen√©tica M√©dica (La Habana, Cuba). La instauraci√≥n inmediata de los tratamientos dietoterap√©utico y medicamentoso espec√≠ficos una vez realizado el diagn√≥stico, as√≠ como su mantenimiento y seguimiento en los 7 a√Īos transcurridos, han hecho posible la supervivencia de la paciente, la recuperaci√≥n progresiva y exitosa de funciones neurol√≥gicas, y el control metab√≥lico y nutricional adecuado.
Yanexy Pérez González, Victor Tamayo Chang, Galina Galcerán Chacón, Aracelis Hernández García, Indira Espinosa Matos
 PDF
 
Rescatando al huevo original: El Concepto ColumbusLa composici√≥n y el balance original de las grasas presentes en la dieta, factores de reconocido impacto en la salud y la calidad de vida, han ido cambiando a medida que el hombre ha evolucionado, pero de manera significativa en los √ļltimos 160 a√Īos. La dieta moderna muestra una tendencia creciente a la ingesti√≥n excesiva de grasas saturadas y poli-insaturadas ŌČ6 y un marcado d√©ficit en el consumo de ŌČ3, lo que incide sustancialmente en el incremento de las enfermedades cr√≥nicas no transmisibles, fundamentalmente cardio- y cerebro-vasculares, las que ocupan lugares preponderantes entre las principales causas de muerte que agobian a la humanidad. A modo de ilustraci√≥n, la relaci√≥n original en la dieta de ŌČ6:ŌČ3 estimada en 1:1, hoy en d√≠a se comporta con un √≠ndice alarmante de 15-20:1. Los incontables esfuerzos y recursos invertidos por la comunidad cient√≠fica internacional en el campo de la nutrici√≥n muestran hoy un enfoque fundamentalmente dirigido hacia el inter√©s creciente de los consumidores en los beneficios que en t√©rminos de salud y calidad de vida puedan ofrecerles los alimentos disponibles, entre los que lamentablemente a√ļn se observa la marcada presencia de los denominados ‚Äúalimentos chatarra‚ÄĚ y el empleo de grasas ‚Äútrans‚ÄĚ. El Concepto Columbus¬ģ permite rescatar el huevo original a partir de su balanceada composici√≥n lip√≠dica. La aplicaci√≥n de esta tecnolog√≠a, desarrollada por investigadores de Belovo SA, compa√Ī√≠a belga devenida ahora en BNL foods Internacional, en diferentes sectores de la nutrici√≥n humana y animal, ofrece la posibilidad real de obtener alimentos con marcados beneficios para la salud y la calidad de vida a partir del correcto balance de sus grasas, en un escenario de amplia colaboraci√≥n internacional nucleada por el CPI Columbus Paradigm Institute, entidad de BNL foods International. La colaboraci√≥n de BNL foods International en Cuba, con una fuerte base cient√≠fico-t√©cnica e industrial, abre perspectivas importantes para la producci√≥n en el pa√≠s de alimentos y suplementos nutrac√©uticos con un importante aporte de ŌČ3, y un adecuado balance ŌČ6:ŌČ3.
Sergio Galeano Rodríguez
 PDF
 
La Educaci√≥n en el Trabajo dentro del plan de estudio de la Licenciatura de Nutrici√≥n en CubaLa Educaci√≥n en el Trabajo (ET) es la forma fundamental de organizaci√≥n del proceso docente-educativo en la carrera de la Licenciatura en Nutrici√≥n, y ofrece m√©todos y t√©cnicas de trabajo de las Ciencias de la Nutrici√≥n tanto para la atenci√≥n m√©dico-hospitalaria como comunitaria. La ET se ha estructurado dentro del curriculum base de la Licenciatura con 2,714 horas (52.5% del fondo de tiempo) a trav√©s de las disciplinas integradoras de ‚ÄúNutrici√≥n‚ÄĚ e ‚ÄúHigiene de los Alimentos‚ÄĚ, que tienen como objeto de trabajo el estado nutricional del individuo y la inocuidad de los alimentos, respectivamente. La disciplina ‚ÄúNutrici√≥n‚ÄĚ consta de 2,786 horas (Horas-clase: 376, Horas-ET: 2,410); mientras que la disciplina ‚ÄúHigiene de los Alimentos‚ÄĚ tiene 622 horas (Horas-clases: 354, Horas-ET: 304). Las modalidades de la ET utilizadas en el dise√Īo de la carrera son el trabajo epidemiol√≥gico e higi√©nico, la visita a instituciones hospitalarias y consultorios del M√©dico de la Familia, las actividades de la Administraci√≥n de salud, y la visita a viviendas e instituciones de la comunidad. Los tipos principales de la ET incluyen la entrega de guardia, el pase de visita, la atenci√≥n ambulatoria, la discusi√≥n diagn√≥stica, la atenci√≥n m√©dico-quir√ļrgica, la vigilancia alimentario-nutricional, y la actividad comunitaria. Se establecieron requisitos para tutores y estudiantes en los escenarios docentes, junto con el sistema de evaluaciones frecuentes, parciales y finales. La ET ofrece las t√©cnicas y tecnolog√≠as necesarias para asegurar el objetivo de la carrera, as√≠ como los m√©todos m√°s avanzados para el trabajo del nutricionista una vez graduado. Se recomienda la ejecuci√≥n de otros tipos y modalidades de ET seg√ļn las regiones del pa√≠s, y las problem√°ticas
específicas de salud que se encuentren en los territorios.
Tamara D√≠az Lorenzo, Alexander Gonz√°lez Dom√≠nguez, Ahindris Calzadilla Cambara, Pedro Morej√≥n Mart√≠n, Adalys Fleitas √Āvila, Armando Rodr√≠guez Su√°rez
 PDF
 
Sobre la importancia de la nutrici√≥n en la pr√°ctica anestesiol√≥gica, con √©nfasis en la cirug√≠a electivaEl advenimiento del paradigma ERAS ha tra√≠do de vuelta el debate sobre el lugar de la Nutrici√≥n en la intersecci√≥n de las especialidades de Cirug√≠a y Anestesia. Las acciones incluidas en el paradigma ERAS se orientan al tr√°nsito seguro del paciente por la actividad quir√ļrgica, la r√°pida recuperaci√≥n y rehabilitaci√≥n del mismo, y la pronta reincorporaci√≥n en su cotidianeidad familiar, social y laboral. En virtud de tal, los protocolos ERAS prescriben acciones para mejorar el estado nutricional del paciente en el que se realizar√° una cirug√≠a electiva. Todav√≠a hoy en d√≠a la desnutrici√≥n puede reconocerse en la mitad de los pacientes hospitalizados. La quinta parte de los enfermos que son diagnosticados con c√°ncer ya muestran deterioro nutricional importante, m√°xime cuando la citorreducci√≥n quir√ļrgica ser√° la primera intervenci√≥n antineopl√°sica a considerar. El reconocimiento de la desnutrici√≥n asociada | secundaria a la enfermedad pasa por algoritmos diagn√≥sticos efectivos, robustos, f√°ciles de administrar, y de interpretaci√≥n insesgada. Por extensi√≥n, la intervenci√≥n de la desnutrici√≥n presente demanda de la construcci√≥n de rutas cr√≠ticas de actuaci√≥n, la dotaci√≥n de la instituci√≥n con los recursos y los insumos requeridos para la gesti√≥n de tales rutas, la creaci√≥n de las organizaciones hospitalarias dedicadas a la administraci√≥n efectiva de las terapias nutricionales prescritas, y el an√°lisis continuo en el tiempo de la efectividad de las mismas. De la implementaci√≥n del componente nutricional de los protocolos ERAS se espera una gesti√≥n segura y costo-efectiva de la cirug√≠a electiva en las instituciones de salud, y una maximizaci√≥n de los beneficios que la misma le puede traer para el paciente y sus familiares.
Jes√ļs Barreto Peni√©
 PDF
 
Sobre la evoluci√≥n extrauterina del reci√©n nacido con un peso menor de 2,000 gramosIntroducci√≥n: La nutrici√≥n juega un doble (e importante) papel en la vida humana: asegurar el crecimiento y desarrollo desde incluso la etapa embrionaria, por un lado; y prevenir la aparici√≥n de enfermedades cr√≥nicas en las edades ulteriores, por el otro. Los ni√Īos que nacen con un peso insuficiente para la edad gestacional est√°n en riesgo incrementado de sufrir accidentes perinatales y/o padecer alguna(s) de las enfermedades cr√≥nicas no transmisibles en la adultez y la vejez. Es imperioso entonces reconocer e intervenir los determinantes del bajo peso al nacer (BPN). Objetivo: Examinar las asociaciones entre el BPN y los determinantes selectos de la salud materna, las variables peripartum, la terapia nutricional administrada, la estad√≠a hospitalaria, y el tiempo de lactancia materna tras el egreso hospitalario. Locaci√≥n del estudio: Hospital Gineco-obst√©trico ‚ÄúAm√©rica Arias‚ÄĚ (La Habana). Dise√Īo del estudio: Estudio de cohorte. Serie de estudio: Doscientos setenta y tres ni√Īos (Varones: 58.9%; Edad gestacional: < 28 semanas: 0.4%; Entre 28 ‚Äď 32 semanas: 30.0%; Entre 33 ‚Äď 36 semanas: 61.5%; +36 semanas: 8.1%) con peso al nacer < 2,000 gramos entre Enero del 2005 ‚Äď Diciembre del 2012, y que fueron seguidos regularmente durante los primeros 5 a√Īos de vida extrauterina. M√©todos: De acuerdo con la edad gestacional (EG), la longitud supina y el peso corporal, el fenotipo del reci√©n nacido (RN) fue calificado como ‚ÄúAdecuado‚ÄĚ (AEG) o ‚ÄúInadecuado para la Edad Gestacional‚ÄĚ (IAEG). Los fenotipos IAEG se distribuyeron ulteriormente entre las formas sim√©tricas, asim√©tricas y mixtas del Crecimiento Intrauterino Retardado (CIUR). Los distintos fenotipos nutricionales encontrados se estratificaron seg√ļn los predictores selectos de la salud materna, la atenci√≥n hospitalaria, el trabajo de parto, y la duraci√≥n de la lactancia materna tras el alta hospitalaria. Resultados: Los fenotipos nutricionales se distribuyeron como sigue: AEG: 54.9%; CIUR sim√©trico: 20.1%; CIUR asim√©trico: 13.9%; y ¬†CIUR mixto: 11.0%; respectivamente. El fenotipo nutricional del RN se asoci√≥ con el sexo del feto, la gemelaridad, la edad gestacional y el tipo de parto. Igualmente, el fenotipo nutricional del RN fue dependiente de la edad materna, los antecedentes de CIUR, la presencia de hipertensi√≥n arterial (HTA) preconcepcional, la aparici√≥n de Diabetes y HTA gestacionales, y la ocurrencia de eventos peripartum (como la pre-eclampsia y la rotura prematura de membranas). Solo el 8.1% de los RN con un peso < 2,000 gramos se benefici√≥ con lactancia materna (no exclusiva) 6 meses despu√©s del egreso. Esta cifra disminuy√≥ hasta el 1.1% a los 24 meses. Conclusiones: La plausibilidad de los datos puede oscurecer las asociaciones entre el BPN y los predictores propuestos.
Pablo Duperval Malet√°, Kleria Duperval Pe√Īa
 PDF
 
Estr√©s oxidativo y estado nutricional de los ancianos domiciliados en una comunidad urbana del municipio habanero de PlayaJustificaci√≥n: El estr√©s oxidativo puede agravarse con la edad, e influir sobre el curso del envejecimiento. Objetivo: Examinar el status redox de ancianos que viven sin restricciones en la comunidad. Dise√Īo del estudio: Observacional, anal√≠tico. Material y m√©todo: Se ensayaron la presencia de productos de la oxidaci√≥n de l√≠pidos y prote√≠nas, y la actividad de las enzimas super√≥xido-dismutasa y catalasa, en 97 ancianos con edades entre 70 y 99 a√Īos, domiciliados en el municipio Playa (La Habana, Cuba). Las variables redox se distribuyeron seg√ļn los indicadores antropom√©tricos y bioqu√≠micos del estado nutricional. Resultados: El status redox del anciano fue independiente del estado nutricional (determinada esta categor√≠a indistintamente mediante el √ćndice de Masa Corporal o el puntaje de la Mini Encuesta Nutricional del Anciano). Se observaron asociaciones negativas cuando m√°s modestas entre los productos de la oxidaci√≥n de prote√≠nas y la alb√ļmina s√©rica, por un lado; y entre la actividad super-√≥xido dismutasa y el conteo de linfocitos; por el otro. Conclusiones: El status redox del anciano puede reflejar | componer la influencia de la ocurrencia de las enfermedades cr√≥nicas no transmisibles, que pueden resultar en inflamaci√≥n, sarcopenia, e hipoalbuminemia. La senescencia del sistema inmune, y el da√Īo¬† pro-oxidante, tambi√©n pueden contribuir a la actividad
disminuida de los sistemas barredores de las especies reactivas de oxígeno.
Judith Cabrera González, Osvaldo Barrios Viera, Diana María Díaz-Canell Fajardo, Danae Basanta Fortes
 PDF
 
Sobre los usos, aplicaciones y beneficios de las soluciones parenterales de glutaminaEl conocimiento de las propiedades farmacol√≥gicas de la glutamina (Gln) ha provisto el est√≠mulo para el desarrollo de la Inmunonutrici√≥n como especialidad de la terapia nutricional y el apoyo nutricional mediante la inclusi√≥n de este amino√°cido en productos enterales, o como soluciones de dip√©ptidos para la incorporaci√≥n dentro de reg√≠menes de nutrici√≥n parenteral. Varios cuerpos de expertos recomiendan el uso de los dip√©ptidos de Gln en situaciones cl√≠nico-quir√ļrgicas como el trauma y la cirug√≠a de las v√≠as digestivas. Varios estudios han sugerido beneficios tangibles tras el uso de los dip√©ptidos de Gln en en estas situaciones. Sin embargo, el empleo de la Gln como f√°rmaconutriente, y hasta la propia existencia de la especialidad de la Inmunonutrici√≥n, fueron puestos en duda tras los resultados de los ensayos REDOXS (Heyland et al., 2013) y MetaPlus (van Zanten et al., 2014), los que concluyeron que la administraci√≥n ex√≥gena de Gln (en cualquier forma de presentaci√≥n farmac√©utica) podr√≠a significar un mayor riesgo de mortalidad para los pacientes cr√≠ticamente enfermos. Los an√°lisis post-hoc de los ensayos antes citados revelaron importantes falencias del dise√Īo metodol√≥gico de los mismos, y una pobre definici√≥n de los objetivos de la suplementaci√≥n ex√≥gena con Gln. En la resaca de los resultados de los ensayos REDOXS y MetaPlus se han conducido nuevos meta-an√°lisis y revisiones sist√©micas que confirman la efectividad de las soluciones de la Gln como parte de los esquemas de repleci√≥n nutricional que se conducen en las unidades de cuidados cr√≠ticos. Tambi√©n se han emitido nuevas recomendaciones y pautas sobre la mejor selecci√≥n de los pacientes que se beneficiar√≠an m√°ximamente de la administraci√≥n de Gln, las precauciones que se deben observar con estos preparados farmacol√≥gicos, y las contraindicaciones para el uso de la Gln. Se avizora una nueva era de (re)descubrimientos del lugar de la Gln en la terapia nutricional.
Alfredo Matos Adames, Sergio Santana Porbén
 PDF
 
Estado nutricional de ni√Īos haitianos menores de 5 a√Īos que viven en una comunidad pobreEl estado nutricional de 408 ni√Īos menores de 5 a√Īos (Varones: 52.4%) censados en la comuna Baie-de-Henne (Distrito M√īle-Saint-Nicolas, Departamento Nord-Ouest, Rep√ļblica de Hait√≠), considerada como de pobreza extrema; se estableci√≥ de los valores corrientes de la Talla y Peso para la Edad contrastados con los prescritos por el National Health Center Statistics (NCHS) y la Organizaci√≥n Mundial de la Salud (OMS). La encuesta nutricional se condujo entre Octubre del 2007 y Septiembre del 2008. Se consider√≥ el ni√Īo como ‚ÄúBien Nutrido‚ÄĚ si el valor de la variable antropom√©trica en cuesti√≥n se encontraba dentro de las ¬Ī 2 desviaciones est√°ndar de la mediana seg√ļn la norma NCHS/OMS para el sexo y la edad. El estado nutricional de los ni√Īos se distribuy√≥ como sigue: Bien Nutridos: 31.1%; Talla disminuida para la Edad: 56.4%; Peso disminuido para la Edad: 3.4%; y Peso Excesivo para la Edad: 9.1%; respectivamente. Adicionalmente, el IMC calculado de los valores corrientes de la Talla y Peso de los 253 ni√Īos y ni√Īas con edades entre 2 ‚Äď 5 a√Īos se distribuy√≥ seg√ļn los percentiles avanzados por el NHCS/OMS: Peso insuficiente para la Talla (IMC < percentil 5 para el sexo y la edad): 11.1%; Eutr√≥ficos (IMC entre los percentiles 5 y 85, sin incluir este √ļltimo valor): 71.1%; Sobrepeso (IMC entre los percentiles 85 y 95, sin incluir este √ļltimo valor): 12.3%; y Obesidad (IMC ‚Č• percentil 95): 5.5%; respectivamente. La alta prevalencia de desnutrici√≥n cr√≥nica en los ni√Īos de corta edad que viven en una comuna catalogada de extrema pobreza hace necesario abordar el problema de la nutrici√≥n infantil de manera urgente, integral y m√°s efectiva.
Erik Dionisio Ricardo Noguera, Lourdes Rodríguez Domínguez, Vivian Herrera Gómez, Imilsys Lao Herrera, Elisa Gasca Hernández
 PDF
 
Dise√Īo e implementaci√≥n de un esquema intrahospitalario de Nutrici√≥n Parenteral. I. Nutrici√≥n Parenteral Perif√©ricaEn este art√≠culo se presenta el dise√Īo e implementaci√≥n de un esquema intrahospitalario de Nutrici√≥n Parenteral Perif√©rica. Este trabajo se acompa√Īa de otro dedicado a la organizaci√≥n de los esquemas de Nutrici√≥n Parenteral Central [Santana Porb√©n S, Barreto Peni√© J, Mart√≠nez Gonz√°lez C, Espinosa Borr√°s A. Dise√Īo e implementaci√≥n de un esquema intrahospitalario de Nutrici√≥n Parenteral. II. Nutrici√≥n Parenteral Central. Remitido para publicaci√≥n]. Ambos complementan uno anterior relacionado con la provisi√≥n de Nutrici√≥n enteral en un √°mbito institucional [Mart√≠nez Gonz√°lez C, Santana Porb√©n S. Dise√Īo e implementaci√≥n de un esquema intrahospitalario de Nutrici√≥n enteral. Rev Cub Aliment Nutr 2001;15:130-8]. El dise√Īo del esquema intrahospitalario de Nutrici√≥n Parenteral Perif√©rica conlleva la selecci√≥n del paciente; la selecci√≥n de la v√≠a venosa que se utilizar√° para la infusi√≥n de los nutrientes parenterales; y la selecci√≥n del dispositivo que servir√° para la canalizaci√≥n de la v√≠a venosa escogida. Asimismo, la implementaci√≥n del esquema intrahospitalario de Nutrici√≥n Parenteral Perif√©rica implica la definici√≥n de las acciones para la inicio, progresi√≥n y mantenimiento de las tasas de infusi√≥n de las soluciones de nutrientes parenterales. El monitoreo de la marcha del esquema instalado, y la correcci√≥n de las desviaciones, constituyen parte importante de la labor de los grupos locales de apoyo nutricional. El dise√Īo del esquema de Nutrici√≥n Parenteral Perif√©rica debe incluir las acciones profil√°cticas de los errores que ocurran durante su conducci√≥n. Se espera de la observancia de este esquema que se maximicen los beneficios de la Nutrici√≥n Parenteral Perif√©rica, se minimicen las complicaciones, y disminuyan los costos de aplicaci√≥n de tales tecnolog√≠as.
Sergio Santana Porb√©n, Jes√ļs Barreto Peni√©, Carmen Mart√≠nez Gonz√°lez, Alicia Espinosa Borr√°s
 PDF
 
Estado de la calidad de la prestaci√≥n de cuidados nutricionales a los ni√Īos atendidos en el Hospital Pedi√°trico ‚ÄúWilliam Soler‚ÄĚ, La Habana, CubaEn este art√≠culo se presenta el estado actual de la provisi√≥n de cuidados nutricionales a lo(a)s 240 ni√Īo(a)s encuestados en el Hospital Pedi√°trico ‚ÄúWilliam Soler Ledea‚ÄĚ (La Habana, Cuba) mediante la ENH Encuesta de Nutrici√≥n Hospitalaria conducida en Enero del 2007. La frecuencia de desnutrici√≥n hospitalaria fue del 30.0%, pero la desnutrici√≥n estaba registrada como un diagn√≥stico independiente en solo el 2.9% de las historias cl√≠nicas revisadas. El completamiento de los ejercicios de evaluaci√≥n antropom√©trica y bioqu√≠mica del estado nutricional fue insuficiente. Aunque el 12.5% de los enfermos encuestados (mediana de las frecuencias observadas en 10 subcategor√≠as; rango: 1.3 ‚Äď 86.7%) llenaba alguna indicaci√≥n de intervenci√≥n nutricional, las terapias de Nutrici√≥n artificial (Enteral/Parenteral) se administraron a solo el 4.8% de ellos. Se debe hacer notar que los pacientes con la v√≠a oral suspendida eran sujetos de intervenci√≥n nutricional, a√ļn cuando constituyeron el 1.3% del tama√Īo muestral; que el(la) ni√Īo(a) fue tallado(a) y pesado(a) al ingreso; y los enfermos con 15 (o m√°s) d√≠as de hospitalizaci√≥n fueron pesados prospectivamente. La desnutrici√≥n hospitalaria constituye un problema institucional de salud que los equipos b√°sicos de atenci√≥n fallan en identificar, tratar y en √ļltima instancia, prevenir. Se requieren con urgencia programas de intervenci√≥n nutricional y metab√≥lica que hagan √©nfasis en la re-educaci√≥n de los distintos actores involucrados en la provisi√≥n de cuidados nutricionales para que asuman, y desempe√Īen satisfactoriamente, los roles esperados dentro de este proceso, en aras de preservar las tasas gen√©ticamente determinadas de crecimiento y desarrollo del(la) ni√Īo(a) enfermo(a).
Lázaro Alfonso Novo, Sergio Santana Porbén
 PDF
 
Sobre la formaci√≥n de competencias en el perfil de Nutrici√≥n del Licenciado en Enfermer√≠a dentro de la educaci√≥n de posgradoLa supervisi√≥n en el √°rea de desempe√Īo, y la educaci√≥n permanente y continuada, del Licenciado en Enfermer√≠a que atiende a pacientes con afecciones hepatobiliopancre√°ticas durante las distintas etapas del tratamiento m√©dico-quir√ļrgico, y que le brinda cuidados nutricionales; han permitido comprender las relaciones que la educaci√≥n de posgrado sostiene con las necesidades sociales y el crecimiento profesional del sujeto. Los m√©todos inductivo-deductivo e hist√≥rico-l√≥gico de ense√Īanza y la sistematizaci√≥n del conocimiento han favorecido la generalizaci√≥n de las funciones y competencias espec√≠ficas en el perfil de alimentaci√≥n y nutrici√≥n del Licenciado en Enfermer√≠a verticalizado en la cirug√≠a hepatobiliopancre√°tica. El enfoque hist√≥rico-cultural dentro de la teor√≠a del dise√Īo curricular ha servido para el desarrollo de actividades de capacitaci√≥n y entrenamiento de posgrado del Licenciado en esta √°rea altamente especializada de la Enfermer√≠a cl√≠nico-quir√ļrgico. La indagaci√≥n emp√≠rica aplicada ha hecho posible la caracterizaci√≥n del proceso de desarrollo de las competencias en Nutrici√≥n y el desempe√Īo profesional del Licenciado en esta √°rea asistencial. El proceso formulado de abstracci√≥n ha ayudado al modelado del programa de posgrado implementado para la formaci√≥n de competencias en Nutrici√≥n de la Enfermer√≠a cl√≠nico-quir√ļrgica especializada en el tratamiento de las afecciones hepatobiliopancre√°ticas. La evaluaci√≥n mediante instrumentos validados de las actividades de progrado que se ejecuten siguiendo tal programa servir√° para demostrar el mejoramiento profesional y humano del Licenciado en Enfermer√≠a que se desempe√Īa en un Servicio hospitalario de Cirug√≠a General verticalizado en la soluci√≥n quir√ļrgica de las afecciones hepatobiliopancre√°ticas.
Camilo Castellanos Torrellas, Norberto Valc√°rcel Izquierdo
 PDF
 
Elementos 26 - 50 de 82 << < 1 2 3 4 > >> 

Consejos de b√ļsqueda:

  • Los t√©rminos de b√ļsqueda no distinguen entre may√ļsculas y min√ļsculas
  • Las palabras comunes ser√°n ignoradas
  • Por defecto, s√≥lo aquellos art√≠culos que contengantodos los t√©rminos en consulta, ser√°n devueltos (p. ej.: Y est√° impl√≠cito)
  • Combine m√ļltiples palabras conO para encontrar art√≠culos que contengan cualquier t√©rmino; p. ej., educaci√≥n O investigaci√≥n
  • Utilice par√©ntesis para crear consultas m√°s complejas; p. ej., archivo ((revista O conferencia) NO tesis)
  • Busque frases exactas introduciendo comillas; p.ej, "publicaciones de acceso abierto"
  • Excluya una palabra poniendo como prefijo - o NO; p. ej. -pol√≠tica en l√≠nea o NO pol√≠tica en l√≠nea
  • Utilice * en un t√©rmino como comod√≠n para que cualquier secuencia de caracteres concuerde; p. ej., soci* moralidad har√° que aparezcan aquellos documentos que contienen "sociol√≥gico" o "social"