Suplemento 2 (S1 - S270)

Tabla de contenidos

Portada del número

 
Pág(s):1
13 lecturas
PDF

Machón

 
Pág(s):11
24 lecturas
PDF

Suplemento

Una nota de presentación del Suplemento

El presente suplemento de la RCAN Revista Cubana de Alimentación y Nutrición recoge las ponencias que varios expertos y profesionales presentaron en el bienio 2015 – 2016 como parte de un programa de seminarios itinerantes que fue impartido en varias universidades mexicanas. Este proyecto era en sí mismo único por cuanto los conferencistas y expositores provenían de varios países de la América latina, y con ello, les ofrecían a los asistentes una visión local a la vez que global del complicado y complejo problema de salud que la singular concurrencia de la Diabetes mellitus y la obesidad (y que ya aparece en la literatura especializada como “diabesidad”) le presenta al mundo contemporáneo. Desde los inicios del proyecto se concibió la edición de un suplemento de la RCAN que contuviera las ponencias presentadas en los seminarios a los fines de recurso bibliográfico para atesoramiento y autoestudio, por un lado, y como memoria y testimonio por el otro. En este punto, se hace notar de la aparición anterior de un suplemento de la RCAN dedicado a la obesidad y el Síndrome metabólico (SM). Es inmediato entonces que éste sería un proyecto editorial ambicioso que demandaría tiempo, esfuerzo y dedicación para su definitiva concreción. Frente a otras urgencias, la publicación del suplemento contentivo de las ponencias de los seminarios dedicados a la diabesidad se fue postergando durante todos estos años, lo que ciertamente haría disminuir la relevancia y la pertinencia del mismo. Y en este punto conviene recordar que, en la ciencia como en el periodismo, la noticia de hoy se convierte en fiambre al día siguiente [RESUMEN TRUNCADO DESPUÉS DE 500 PALABRAS].

 
Pág(s):2
33 lecturas
PDF
El prólogo del suplemento 2 del número 2 (Clausura), volumen 30, año 2020 de la RCAN

Varios colegas en unión del que suscribe este prólogo hemos decidido iniciar estos seminarios intensivos para la actualización continua en temas de Diabetes mellitus y obesidad de los equipos de salud en los distintos niveles de la atención del país mexicano. Convocamos a todos a pensar nuevos enfoques de entendimiento, y mejores estrategias de afrontamiento, de la obesidad. La obesidad se expande por el mundo con velocidad epidémica, y a pesar de los esfuerzos hechos en el pasado, todavía estamos lejos de ver una reducción significativa de la prevalencia global de este problema global de salud. La obesidad no es una condición gratuita, ni tampoco un hallazgo aislado. La obesidad precede a las denominadas enfermedades crónicas no transmisibles (si bien el término está en disputa), como la Diabetes mellitus y la hipertensión arterial. Junto con la obesidad, estas enfermedades están en alza. La Encuesta ENSANUT de Salud y Nutrición, completada en el año 2012, reveló que el 9.2 % de los mexicanos adultos padece de Diabetes. Casi dos de cada 8 de ellos no tienen cobertura de salud. Casi el 50 % de los diabéticos consultados padece también de hipertensión arterial (HTA). Otro 47 % de los diabéticos se queja de visión borrosa, y un 38 % refiere ardor en los pies, lo que sugiere complicaciones adicionales del tipo retinopatía y polineuropatía diabéticas [RESUMEN TRUNCADO DESPUÉS DE LAS 500 PALABRAS].

 
Pág(s):2
26 lecturas
PDF
El Resumen del suplemento 2 del número 2 (Clausura), volumen 30, del año 2020 de la RCAN

La obesidad ha alcanzado proporciones epidémicas, en la misma medida en que se han urbanizado las sociedades humanas. La singular concurrencia de la disponibilidad permanente de alimentos de alta densidad energética, el sedentarismo, la vida nocturna, y la poca percepción de riesgo por parte de las personas, las autoridades sanitarias, y los Gobiernos y Estados por igual, ha hecho que la obesidad haya escalado posiciones hasta dominar el cuadro de salud de (casi) todos los países de este mundo. La obesidad se ha convertido en el factor dominante del alza de las enfermedades crónicas no transmisibles como la Diabetes mellitus tipo 2 y la hipertensión arterial. El exceso de peso, sobre todo si es a expensas de la grasa visceral, genera resistencia aumentada de la periferia a la acción de la insulina, inflamación, y endotelitis, todo lo cual conduce a arterioesclerosis, insuficiencia pancreática, hiperglicemia e hipertrigliceridemia. La restricción del ingreso de la energía dietética, la promoción de la actividad física, la práctica de ejercicio físico, y los cambios en los estilos de vida y de alimentación, han sido las intervenciones propuestas tradicionalmente para el control de la obesidad. Se han desarrollado fármacos que actúan sobre aspectos seleccionados del metabolismo de las grasas y los glúcidos. La cirugía bariátrica se ha refinado como técnica terapéutica en casos seleccionados de obesidad. Por encima de todo esto, las sociedades deben ser educadas en los cánones de una vida saludable y una dieta sana. Los Gobiernos y los Estados deben avanzar hacia la identificación y corrección de ambientes “obesogénicos”, sobre todo en las escuelas. Igualmente, se debe sostener la actividad investigativa orientada a develar las complejas interacciones que existen entre el genoma, el metaboloma y el ambiente.

 
Pág(s):2
28 lecturas
PDF
La epidemiología de la obesidad. Una mirada a 3 países

Todos coinciden en que el exceso de peso, y la obesidad como la forma extrema de esta condición premórbida, se encuentra al alza en todo el mundo. En este momento, más de 900 millones de personas son obesas, creando así un formidable caldo de cultivo para la aparición y progresión de las enfermedades crónicas no transmisibles como la Diabetes mellitus, la hipertensión arterial y las dislipidemias, con su inevitable secuela de enfermedad, discapacidad y muerte. Las causas de la creciente incidencia global de la obesidad podrían ser múltiples. La obesidad podría ser el resultado final de la desnutrición intra-útero y el bajo peso al nacer. Un feto desnutrido podría ser capaz de apagar genes no indispensables para la supervivencia. Una vez que nace, la exposición del niño a cantidades ingentes de energía metabólica en forma de azúcares y harinas refinadas y grasas saturadas le haría aumentar de peso incontroladamente. El exceso de energía metabólica ingerida se almacenaría preferentemente como triglicéridos en el abdomen y el espesor del parénquima de vísceras sólidas como el hígado. Sobre este trasfondo genómico y biológico se podrían insertar otras influencias ambientales y culturales, como el sedentarismo, la vida nocturna, y la urbanización de las colectividades humanas. Todo ello contribuiría a configurar un cuadro caótico tal que pudiera escapar a la comprensión de los equipos básicos de trabajo, las autoridades sanitarias, y la población lega. La obesidad fue tenida durante muchos años como el estigma de las sociedades afluentes económicamente del Primer Mundo. Hoy este estereotipo se ha derrumbado, ante el avance de la obesidad en el Tercer Mundo y otras regiones de la periferia del mundo. La América Latina ha visto un rápido incremento del número de obesos en años recientes. En solo 20 años, la tasa regional de obesidad ha pasado del 8.0 % hasta casi el 20.0 %. México, Cuba y Argentina son países que atraviesan etapas diferentes de la transición epidemiológica. Lo que sigue a continuación es el recuento del derrotero particular que la obesidad ha seguido en estos países.

 
Pág(s):5
409 lecturas
PDF
La diabesidad: La intersección de dos epidemias

En los últimos años se ha observado un alza sin precedentes en la incidencia global de las enfermedades crónicas no transmisibles (ECNT). La tercera parte de las personas adultas padece de hipertensión arterial (HTA). Es preocupante que la prevalencia de la HTA sea mayor en los países de bajos y medianos ingresos. Por su parte, la prevalencia global de Diabetes mellitus alcanza hoy a casi la décima parte de la población mundial, lo que sumaría casi 500 millones de personas. Mientras, las dislipidemias aterogénicas (dadas por hipercolesterolemia y/o hipertrigliceridemia y/o disminución de la fracción HDL del colesterol y/o aumento de la fracción LDL) pudieran estar presentes en hasta la mitad de los sujetos sin historia de la presencia de algunas de las formas clínicas de la Gran Crisis Ateroesclerótica (GCA). En la América latina, las encuestas nacionales de salud y los estudios regionales de cohortes muestran prevalencias elevadas de displidemias: HDL disminuida: 43.7 % [rango: 34.1 – 53.3 %]; y Triglicéridos elevados: 28.3 % [rango: 25.5 – 31.2 %]; respectivamente. El recuento factual que se ha expuesto en párrafos precedentes no es gratuito: estos 3 factores explicarían gran parte de la incidencia de enfermedades incapacitantes | invalidantes como la cardiopatía isquémica, la coronarioesclerosis y el infarto del miocardio; la enfermedad cerebrovascular; y la insuficiencia arterial periférica y la gangrena isquémica de miembros inferiores. La Organización Mundial de la Salud (OMS) estima que unos 18 millones de personas mueren todos los años debido a la enfermedad cardiovascular isquémica. Adicionalmente, la tercera parte de las muertes globales se atribuye a la enfermedad cardiovascular isquémica y la enfermedad cerebrovascular [RESUMEN TRUNCADO DESPUÉS DE LAS PRIMERAS 250 PALABRAS].

 
Pág(s):5
143 lecturas
PDF
 
Pág(s):8
515 lecturas
PDF
 
Pág(s):7
157 lecturas
PDF
 
Pág(s):9
498 lecturas
PDF
 
Pág(s):10
1013 lecturas
PDF
Sobre el papel de la fibra dietética en la dietoterapia de la obesidad, el Síndrome metabólico y la resistencia a la insulina

El exceso de peso, y la acumulación preferencial de la grasa corporal en la cintura abdominal, se reconocen en la literatura especializada como los “disparadores” de la resistencia aumentada a la insulina de los órganos de la periferia. Los adipocitos presentes en los epiplones abdominales y el espesor del hígado producen señales hormonales que inducen “down-regulation” de los receptores a la insulina expuestos en la superfície celular y perturban la cascada de eventos post-receptor, de forma tal que se bloquea la internalización de la glucosa, y su posterior utilización celular. De resultas de todo ello, se desencadenan la hiperglicemia y la hipertrigliceridemia: eventos moleculares sobre los cuales se erigirían las dislipidemias, la endotelitis y la ateroesclerosis: el sustrato anatómico de las enfermedades cardio- y cerebro-vasculares que hoy dominan el cuadro de salud actual de las poblaciones humanas. El exceso de peso y la obesidad abdominal tienen su origen, en la mayoría de las instancias (por no decir todas), en los estilos de vida, actividad física y alimentación de las personas. La disrupción cronobiológica, la nocturnidad, y el sedentarismo explican (en parte) el balance energético positivo crónicamente mantenido en el tiempo que se constata en los sujetos aquejados por el exceso de peso y la obesidad abdominal [RESUMEN TRUNCADO DESPUÉS DE LAS PRIMERAS 200 PALABRAS].

 
Pág(s):9
576 lecturas
PDF
 
Pág(s):7
511 lecturas
PDF
 
Pág(s):16
707 lecturas
PDF
Desarrollo y validación de un puntaje de riesgo para el pesquisaje focalizado de prediabetes y Diabetes en la población ecuatorianaIntroducción: Se requieren estrategias novedosas para la identificación temprana de la Diabetes mellitus tipo 2 (DMT2). Objetivo: Desarrollar y validar un score de riesgo simple y de bajo costo de la DMT2 en la población ecuatoriana que sirva para establecer la probabilidad de Prediabetes/Diabetes y realizar screening focalizado en las personas de alto riesgo como parte de programas preventivos orientados a disminuir la incidencia y la prevalencia de la enfermedad en el Ecuador. Diseño del estudio: Transversal, abierto, multicéntrico. Serie de estudio: 2,963 personas no diagnosticadas de DMT2 provenientes de las zonas de afluencia de los 23 centros participantes de las principales ciudades de la Costa y la Sierra ecuatorianas. De la muestra se seleccionaron al azar una primera submuestra de 2,093 individuos para el desarrollo del score, y una segunda con 880 para la validación del mismo. Métodos: Se utilizaron técnicas de regresión logística múltiple para establecer el peso específico de cada una de las variables propuestas como predictoras dentro del score, así como su capacidad de predecir estados de Prediabetes/Diabetes en el sujeto examinado. La validez diagnóstica del score desarrollado finalmente se evaluó mediante la construcción de las correspondientes curvas ROC. Resultados: La edad del sujeto, los antecedentes familiares de DM, el patrón corriente de actividad física, y el Índice de Masa Corporal (IMC) se incluyeron finalmente en el score desarrollado. El score devuelve puntos comprendidos dentro de una escala entre 0 – 19 de acuerdo con la combinación de los predictores en el sujeto. La exactitud diagnóstica del score fue del 71 % (estimada por el área bajo la curva ROC). Se seleccionó el punto de corte de 14 por la mayor sensibilidad y especificidad diagnósticas según la curva ROC para predecir un 23 % de probabilidad de ocurrencia de Prediabetes/Diabetes. Conclusiones: El score desarrollado para el screening focalizado de la Prediabetes/Diabetes es válido, útil y fácil de aplicar en la identificación eficiente de individuos de alto riesgo en el transcurso de campañas de salud pública.
 
Pág(s):17
80 lecturas
PDF
Sobre el tratamiento farmacológico de la Diabetes mellitus

Una vez diagnosticada la Diabetes mellitus (DM), y conocidas las repercusiones de la hiperglicemia crónica sobre la economía, se impone el tratamiento farmacológico de la misma. Se ha de aclarar desde este momento que la prescripción dietoterapéutica por sí sola no basta para llevar las cifras elevadas de la glucosa sérica de vuelta a la normalidad. Las dosis de los medicamentos, y los fármacos a emplear, así como la combinación de los mismos, deben ser tales que aseguren la satisfacción continua en el tiempo de las metas terapéuticas. Estas metas podrían ser mantener la glucemia basal < 7.8 mmol.L-1 (<= 140 mg.dL-1), e incluso por debajo de 6.5 mmol.L-1 (<= 117 mg.dL-1); los triglicéridos séricos < 2.0 mmol.L-1 (<= 177 mg.dL-1); y la hemoglobina glicosilada (HbA1c) < 6.7%. Otras metas terapéuticas podrían ser una tasa disminuida de aquellas descompensaciones de la enfermedad diabética que obligan a hospitalización, y una progresión disminuida de la DM hacia las complicaciones de la microvasculatura como la insuficiencia arterial periférica, el pie diabético, y la retinopatía diabética. El tratamiento médico de la DM también incluye la promoción de cambios en los estilos de vida, actividad física y alimentación del enfermo, y la reeducación del mismo (y sus familiares) en el autocuidado, que se extendería hacia el automonitoreo de la glucemia basal y la autoadministración de los medicamentos, y dentro de este acápite, la autoaplicación de la insulino-terapia. En todo momento el médico y el equipo de trabajo evaluarán la capacidad del enfermo y sus familiares para asumir estos cambios, y mantenerlos en el tiempo, dada la característica de la DM como una enfermedad crónica y progresiva en el tiempo [RESUMEN TRUNCADO DESPUÉS DE LAS PRIMERAS 300 PALABRAS].

 
Pág(s):13
699 lecturas
PDF
 
Pág(s):14
555 lecturas
PDF
La cirugía como opción de tratamiento de la Diabetes mellitusLa idea de la Diabetes mellitus (DM) como una enfermedad de solución quirúrgica pudiera parecer aventurera. Sin embargo, en los 1950s se comenzaron a desarrollar procederes quirúrgicos para inducir pérdida de peso en los sujetos obesos. Surgió así la denominada después “cirugía bariátrica”. Las derivaciones (bypass) yeyuno-ileal y yeyuno-cólica fueron las primeras técnicas bariátricas. Estas derivaciones iban seguidas de una considerable pérdida de peso, razón por la cual adquirieron gran popularidad. Sin embargo, los pacientes podían desarrollar a largo plazo complicaciones variadas como insuficiencias hepática y renal. Asimismo, los pacientes desarrollaban varias y diversas deficiencias nutricionales. Por ello, fue necesario buscar nuevas técnicas quirúrgicas que lograran una adecuada pérdida de peso sin las complicaciones metabólicas observadas con estos procedimientos. A mediados de los 1960s se desarrollaron las primeras versiones del bypass gástrico. En sucesivos refinamientos de esta técnica, una anastomosis en Y de Roux se adicionó al bypass gástrico, lo que resultó en una técnica con la cual el paciente perdía peso de forma controlada y segura, con una tasa reducida de complicaciones postquirúrgicas. La cirugía bariátrica se expandió significativamente en los 1990s cuando se introdujeron métodos laparoscópicos que le confirieron una mayor seguridad a las diferentes opciones de tratamiento, y consecuentemente permitieron su utilización en un número mayor de personas. Pronto se observó que la cirugía bariátrica en las personas obesas complicadas con DM mejoraba dramáticamente el control metabólico de la enfermedad, con el retorno de la euglucemia y la reducción de la hemoglobina glicosilada (HbA1c). En algunos casos el paciente llegó a descontinuar el tratamiento farmacológico. El regreso a la euglicemia y los niveles séricos normales de insulina se observan incluso varios días después de completada la cirugía, lo que sugeriría que la pérdida de peso por sí misma no puede explicar completamente el porqué la cirugía bariátrica mejora el control metabólico de la DM. Varios estudios recientes han apuntado hacia el reordenamiento de la anatomía del sistema digestivo como el mediador del control metabólico de la DM, y con ello, el importante papel que juega el intestino delgado en la fisiopatología de esta enfermedad metabólica [RESUMEN TRUNCADO DESPUÉS DE LAS PRIMERAS 350 PALABRAS].
 
Pág(s):11
168 lecturas
PDF
Sobre la intervención nutricional y alimentaria en la Diabetes mellitusLa Diabetes mellitus tipo 2 (DMT2) ha alcanzado proporciones epidémicas en todo el mundo. Ningún país ha escapado del impacto negativo de esta enfermedad. En una representación de la envergadura de la DM como fenómeno epidemiológico, si todos los diabéticos diagnosticados y tratados en el mundo actual se reunieran dentro de un mismo país, éste ocuparía el tercer lugar en número de habitantes, solo por detrás de la China y la India. México sigue siendo un caso particular de estudio de la epidemiología de la DMT2. México ocupa el octavo lugar mundial en cuanto a la prevalencia de la enfermedad, pero el sexto lugar por el número de personas que fallecen como consecuencia de la DMT2 y sus complicaciones. Desde el año 2000 la Diabetes se ha convertido en la principal causa de muerte en el país. Cada hora se diagnostican 28 nuevos casos de Diabetes. Todos coinciden en que el comportamiento actual de la epidemia de la DMT2 está íntimamente relacionado con la expansión del exceso de peso y la obesidad dentro de la población mexicana en los últimos 20 años. Casi las tres cuartas partes de los adultos mexicanos se presenta con exceso de peso. Mientras, el exceso de peso afecta a la tercera parte de los niños con edades entre 5 – 11 años. A su vez, el exceso de peso y la obesidad son el resultado de la urbanización de la sociedad mexicana, la migración rural hacia las ciudades en búsqueda de mejores oportunidades económicas y sociales, y los cambios ocurridos en los hábitos alimentarios de personas y comunidades. En este último aspecto, México es el país que más consume bebidas azucaradas en el mismo. Como promedio, un mexicano consume 183 litros de bebidas azucaradas y gaseosas. Una vez diagnosticada, la DMT2 es una condición crónica con la que el enfermo debe convivir mientras que aprende a autocuidarse, autocontrolarse y autoadministrarse los medicamentos. La reeducación del paciente en el autocuidado debe perseguir el fin último del control metabólico permanente, y la prevención de las complicaciones vasculares y neurológicas de la enfermedad. La adopción de nuevas formas de alimentarse forma parte natural de los nuevos estilos de vida que el paciente con DMT2 debe inculturar [RESUMEN TRUNCADO DESPUÉS DE LAS PRIMERAS 400 PALABRAS].
 
Pág(s):17
1098 lecturas
PDF
Conteo de hidratos de carbono: ¿Qué es y cómo se aplica?

La principal característica de la Diabetes mellitus (DM) es la incapacidad del organismo para regular las cantidades de glucosa presentes en la sangre. Esta incapacidad está dada por una producción pancreática insuficiente | deficiente de insulina (como ocurre en la Diabetes tipo 1), o por una resistencia aumentada de la periferia a la influencia de la hormona (el caso de la Diabetes tipo 2). El tratamiento integral de la DM incluye la prescripción dietoterapéutica, la farmacoterapia (que puede incluir la insulinoterapia), los cambios en los estilos de vida, actividad física y alimentación, y el acompañamiento educativo del paciente en la realización de los cambios en los hábitos vitales que sean requeridos para el logro del autocuidado. La prescripción dietoterapéutica, en sinergia con el tratamiento farmacológico y el acompañamiento educativo, es imprescindible para alcanzar primero, y mantener después, las metas clínicas, metabólicas y nutricionales prefijadas. Las consideraciones sobre la calidad y la cantidad de los carbohidratos que se han de prescribir como parte del nuevo régimen de alimentación de la persona que vive con Diabetes son entonces esenciales para asegurar el adecuado manejo de las glucemias a mediano y largo plazo, por un lado; y la prevención de transgresiones dietéticas, por el otro. El conteo de carbohidratos se desarrolló en los 1920s como una técnica dietoterapéutica para ajustar la cantidad máxima de carbohidratos a incluir en la dieta de la persona con Diabetes que era tratado con insulina exógena y, por ende, la dosis a administrar de la hormona. Se ha de hacer notar que en aquellos años (y durante las décadas siguientes) las insulinas disponibles eran las formulaciones NPH (por Neutral Protamine Hormone) y las regulares. Por consiguiente, la insulinoterapia era poco flexible, y ello obligaba a un esquema dietoterapéutico rígido que le dejaba pocas libertades al paciente, y con el que era muy difícil alcanzar y mantener metas de glucemia adecuadas. En la actualidad, con la disponibilidad de los análogos de insulina de acción ultrarrápida y ultraprolongada, se puede “armar” un régimen alimentario más flexible y amoldado a los gustos y preferencias de la persona que vive con Diabetes, mientras que la insulinoterapia se ajusta a las cantidades ingeridas de alimentos, y el horario de las comidas; a la vez que se minimizan los episodios de disglucemia [RESUMEN TRUNCADO DESPUÉS DE LAS PRIMERAS 400 PALABRAS].

 
Pág(s):9
630 lecturas
PDF
Sobre el tratamiento dietoterapéutico de los pacientes con obesidad y Síndrome metabólico de acuerdo al entorno alimentario

El carácter crónico de la Diabetes mellitus (DM) obliga al paciente a adherirse disciplinadamente a un programa preestablecido de vida. Es inmediato entonces que la incorporación de los nuevos estilos de alimentación que se propongan como parte de tal programa representará todo un reto para el paciente y sus familiares, y en consecuencia se convertirá en el eje de la actividad educativa que desarrollen los equipos básicos de trabajo. Sin embargo, cualquier programa de tratamiento, por muy perfecto que sea, no puede abarcar ni anticipar las distintas contingencias y situaciones inesperadas que se le pueden presentar al paciente en el transcurso de la vida diaria. De hecho, una contingencia alimentaria puede ser vista como un factor que genera desorden e incertidumbre en la conducta alimentaria de la persona. Como el mismo nombre lo indica, las contingencias no son previsibles, y es muy probable que, cuando se presenten, el paciente no tenga capacidad de responder satisfactoriamente ante ellas, ni disponer los recursos para solucionarlas. Lo interesante es que los seres humanos enfrentan contingencias alimentarias a diario. Dicho con otras palabras: el paciente con DM debe prever la ocurrencia de situaciones a lo largo del día en las que habrá que improvisar para alimentarse, apartándose así de lo asentado en el programa dieto-terapéutico prescrito [RESUMEN  TRUNCADO DESPUÉS DE LAS PRIMERAS 300 PALABRAS].

 
Pág(s):4
254 lecturas
PDF
 
Pág(s):14
842 lecturas
PDF
 
Pág(s):7
152 lecturas
PDF
Variantes genéticas de las proteínas ABCA1 y PPAR-gamma como factores de riesgo en las dislipidemias

México ocupa hoy el sexto lugar en orden de prevalencia de la Diabetes mellitus. La Diabetes mellitus (DM) afecta a 12.8 millones de mexicanos: un número que equivaldría entre el 8 – 10 % de la población mexicana. Insertada dentro de un contexto global, la DM se presenta en casi 400 millones de personas en todo el mundo, o lo que es lo mismo: más del 8 % de la población mundial. El alza de la incidencia global y regional de la DM también emula lo que ocurre con otros factores conocidos del riesgo cardiovascular (RCV), como la hipertensión arterial (HTA). Cerca de la mitad de la población mexicana es hoy reconocida como hipertensa. La DM y la HTA se integran dentro del Síndrome metabólico (SM): un constructo que reúne varias entidades vinculadas entre sí por el incrementado RCV que representa para el paciente. En el SM subyace la resistencia aumentada a la acción periférica de la insulina y la obesidad abdominal como los determinantes humorales y metabólicos de las entidades reunidas dentro de él. En una reciente encuesta se comprobó la prevalencia de las distintas formas del SM en adultos que viven en el Estado mexicano de Morelos, con cifras máximas de ocurrencia en los adultos con edades entre 20 y 60 años. Estos hallazgos se complementaron con los resultados de un estudio local completado en el Laboratorio de Medicina Transfusional Experimental (LMTE) de la Facultad de Medicina de la Universidad Autónoma de Morelos (UAM) en Cuernavaca, con sujetos candidatos a donadores de sangre humana (CDSH). La quinta parte de los sujetos se presentó con hiperglucemia en ayunas, mientras que la mitad mostró hipertrigliceridemia. También la mitad de los sujetos tenía valores disminuidos de la fracción HDL. De forma conjunta, el SM estaba presente en la tercera parte de los CDSH. Las evidencias expuestas hasta aquí señalan a los CDSH como una población de interés para el estudio de distintos factores moleculares y genómicos involucrados en el RCV, y explorar las asociaciones correspondientes con los fenotipos incluidos dentro del SM. Para ello, se redactó el protocolo “Detección Oportuna de Enfermedades Metabólicas” (DOEM), que prevé la realización de estudios de composición corporal mediante técnicas antropométricas y de bioimpedancia eléctrica (BIE), determinaciones analíticas, y análisis genómicos. En los momentos iniciales de la gestión del protocolo DOEM se hizo hincapié en la identificación de los polimorfismos debido a nucleótidos únicos (del inglés SNP por Single Nucleotide Polymorphisms) de los genes ABCA1, RSB1, y SLC16A11 [RESUMEN TRUNCADO DESPUÉS DE LAS PRIMERAS 350 PALABRAS].

 
Pág(s):8
214 lecturas
PDF
 
Pág(s):7
318 lecturas
PDF
 
Pág(s):2
224 lecturas
PDF
Sobre el impacto del tratamiento farmacológico del exceso de peso y la obesidad abdominalIntroducción: El tratamiento farmacológico del exceso de peso y la obesidad abdominal está indicado en el paciente obeso cuando no se satisfacen las metas de reducción voluntaria de peso a pesar de la adherencia al programa prescrito. Objetivo: Presentar el impacto del tratamiento farmacológico en la reducción del peso corporal en pacientes obesos que son atendidos ambulatoriamente. Diseño del estudio: Retrospectivo, analítico. Serie de estudio: Cuatrocientos veinte pacientes (Mujeres: 71.7 %; Edad promedio: 37.0 ± 11.6 años) con exceso de peso (IMC > 27 kg.m-2) u obesidad (IMC ≥ 30 kg.m-2), y en los que no se logró la meta de reducción deseada de peso a pesar de la adherencia demostrada al tratamiento prescrito. La prevalencia de las complicaciones del exceso de peso y la obesidad fue como sigue: Trastornos de la utilización periférica de los glúcidos (Diabetes + Prediabetes): 15.2 % de los pacientes estudiados; Hipertensión arterial: 20.7 %; Dislipidemias: 35.0 %; Apnea del sueño: 4.3 %. Los pacientes asistieron regularmente a los chequeos médicos programados mensualmente durante al menos los últimos 6 meses. Medicamentos empleados: D-nor-pseudo-efedrina (50 mg): 17.8 % de los pacientes tratados; Fenproporex (20 mg) en combinación con Diazepam (6 mg): 19.8 %; Mazindol (2 mg): 12.9 %; Amfepramona (75 mg): 21.4 %; Fentermina (30 mg): 10.2 %; y Fentermina (3 mg) combinada con Garnicia cambogiana (500 mg): 17.9 %. Los medicamentos se administraron junto con la prescripción dietoterapéutica (meta energética: 1,200 – 1,500 kcal.24 horas-1) y la promoción del ejercicio físico durante 30 minutos 5 veces a la semana. Métodos: Se construyeron las curvas del comportamiento de los valores del peso corporal y la circunferencia de la cintura que se midieron en cada uno de los chequeos mensuales programados. Resultados: Completados 6 meses de tratamiento farmacológico, se observó una reducción promedio de 10 kg (11.5 % del valor basal) del peso corporal (p < 0.05). Asimismo, se comprobó una disminución promedio de 27.5 cm (23.5 % del valor basal) de la circunferencia de la cintura (p < 0.05). Los medicamentos empleados fueron igualmente efectivos en la reducción del peso corporal y la disminución de la circunferencia de la cintura. La ansiedad, la sequedad de la boca, la sensación de mareos, el insomnio, la constipación, las cefaleas, la irritabilidad, la pirosis, el dolor abdominal, y las palpitaciones fueron las manifestaciones adversas reportadas con mayor frecuencia por los pacientes tratados. Conclusiones: La incorporación de anorexígenos de acción central y prolongada puede servir para inducir en el paciente obeso una mayor reducción del peso corporal y la circunferencia de la cintura.
 
Pág(s):11
697 lecturas
PDF
 
Pág(s):7
1403 lecturas
PDF
 
Pág(s):4
71 lecturas
PDF
 
Pág(s):5
72 lecturas
PDF
 
Pág(s):2
84 lecturas
PDF
 
Pág(s):6
139 lecturas
PDF
 
Pág(s):4
313 lecturas
PDF
 
Pág(s):9
217 lecturas
PDF
 
Pág(s):9
799 lecturas
PDF
Sobre los aspectos económicos de la Diabetes mellitus

El alza constatada en los últimos años en las enfermedades crónicas no transmisibles (ECNT) en todo el mundo obliga a discurrir sobre el impacto económico que el tratamiento y la contención de las mismas acarrea para las familias, las sociedades, los países, Estados y Gobiernos. El cuadro global de salud está dominado hoy por la Diabetes mellitus, la hipertensión arterial (HTA), las enfermedades cardiovasculares y las enfermedades cerebrovasculares. Las colectividades humanas sufren por la doble carga de morbilidad epidemiológica cuando, junto con el aumento en la incidencia en las ECNT, (re)emergen las enfermedades infectocontagiosas como la tuberculosis, las arbovirosis, y las enfermedades de transmisión sexual (ETS). El mundo también ha experimentado una acelerada transición demográfica, y cada vez son más las personas que arriban a los 60 años de edad, en contraposición a los que se encuentran comprendidos dentro de las edades infanto-juveniles. Muchos países ya reportan un aumento en las defunciones en detrimento de los nacimientos. De resultas de ello, se contrae el ejército laboral, y con ello, la construcción de la riqueza social requerida para el sostén de los programas de bienestar social y cuidados médicos. Y por si todo lo anteriormente expuesto no bastara, las sociedades están tensadas por la doble carga de morbilidad nutricional, expresada por el exceso de peso, la obesidad corporal, la obesidad abdominal, la desnutrición energético-nutrimental (DEN), y las carencias micronutrimentales como la anemia ferripriva [RESUMEN TRUNCADO DESPUÉS DE LAS PRIMERAS 300 PALABRAS].

 
Pág(s):7
190 lecturas
PDF
 
Pág(s):5
65 lecturas
PDF
 
Pág(s):4
119 lecturas
PDF