Suplemento 1 (S1-S93)

Tabla de contenidos

Portada del número

 
Pág(s):1
94 lecturas
PDF

Machón

 
Pág(s):13
94 lecturas
PDF

Suplemento

 
Pág(s):2
77 lecturas
PDF
 
Pág(s):3
92 lecturas
PDF
Resumen de los contenidos presentados en el suplemento 1 del número 2 (clausura) del volumen 26El seguimiento y evolución inmunológica de la enfermedad por VIH, así como el seguimiento de la respuesta a la terapia antirretroviral (TAR), se efectúan a través de marcadores inmunológicos y virológicos de alto costo, y cuya realización depende de laboratorios
especializados. Esta razón (entre otras) hace difícil la determinación de tales marcadores en el nivel primario de atención. Como consecuencia de lo anteriormente dicho, se ha formulado el siguiente problema de investigación: ¿Puede el estado nutricional de las personas con VIH/sida, y los cambios relativos de sus indicadores después de un año de evolución, constituir una herramienta para el seguimiento de la evolución inmunológica del infectado y la respuesta a la TAR desde la atención primaria de salud? Se ha conducido este estudio teniendo como objetivo la asociación entre el estado nutricional de la persona con VIH/sida, y los cambios relativos de sus indicadores después de un año de evolución, y el recuento absoluto de los linfocitos T CD4+. En la era de la TAR las variables nutricionales “puras” no son útiles para el seguimiento y la evolución inmunológica de las personas con VIH/sida. En su lugar, las variables que expresan evolución (específicamente el gradiente del Índice de Masa Corporal) son las que han permitido predecir la probabilidad de deterioro inmunológico (ante un CD4 < 350 células.mm-3) en una persona con VIH/sida después de un año de evolución, independientemente de la TAR. Lo anteriormente expuesto se ha logrado con los modelos matemáticos desarrollados por primera vez en este estudio, y que pueden representar una alternativa interesante llegado el momento de decidir el inicio o la sustitución de la TAR en las personas con VIH/sida después de un año de seguimiento, sobre todo en aquellos escenarios de recursos económicos precarios donde no siempre está disponible la determinación de los linfocitos T CD4+.
 
Pág(s):2
124 lecturas
PDF
Introducción al suplementoDesde que en 1981 se empezaron a conocer los primeros casos del Síndrome de Inmunodeficiencia Adquirida (Sida), la enfermedad se convirtió en un problema importante de salud pública en todo el mundo. A finales de 2013 cerca de 35 millones de personas vivían con el VIH en todo el mundo. A pesar de los múltiples intentos por combatirlo, el Sida todavía es causa determinante de morbimortalidad global. No obstante lo anterior, las estadísticas muestran una reducción del 35% de las muertes después de la cantidad máxima de fallecimientos en 2005. La caída en el número de muertos se acompaña también de una reducción de las nuevas infecciones, las que han disminuido en los últimos 3 años en un 13%. El Caribe es la región de mayor reducción con un 40% desde 2005. Un mayor acceso a los medicamentos antirretrovirales explicaría, en parte, esta reducción de la mortalidad por el VIH/sida. A finales de 2013, aumentó la cantidad total de personas con tratamiento antirretroviral a casi 13 millones. De acuerdo con los datos acumulados en Cuba hasta diciembre de 2013, se reportan 19 mil 781 casos de VIH, con una prevalencia conocida de 16 mil 479 personas infectadas. La tasa de prevalencia estimada en la población cubana sexualmente activa es una de las más bajas del mundo. En la provincia de Pinar del Río, el número de casos hasta septiembre de 2013 correspondía a 575 individuos infectados con el VIH, lo que representa el 3.0% del total del país.
 
Pág(s):5
150 lecturas
PDF
 
Pág(s):26
403 lecturas
PDF
 
Pág(s):8
82 lecturas
PDF
 
Pág(s):19
102 lecturas
PDF
 
Pág(s):18
87 lecturas
PDF
Conclusiones del suplementoA la conclusión de la presente investigación, los resultados expuestos y discutidos han permitido
arribar a las siguientes conclusiones: 1. Independientemente de la herramienta/método de evaluación nutricional utilizado, y de la exposición o no a los antirretrovirales, la desnutrición energético-nutrimental no representó un problema de salud en la población de personas con VIH/sida evaluadas, en el momento de admisión en el estudio; 2. El algoritmo de Chang representó una herramienta nutricional útil para detectar el avance de la enfermedad por VIH hacia el sida clínico: las personas clasificadas como desnutridas por este método tuvieron un riesgo incrementado de tener un recuento absoluto de los linfocitos T
CD4+ < 200 células.mm-3; 3. Las variables nutricionales “puras” no son útiles para el seguimiento y evolución inmunológica de las personas con VIH en la era de los ARV. En su lugar, han sido las variables que expresan evolución (y en particular, el gradiente GIMC en el IMC) el que permitió predecir la probabilidad de deterioro inmunológico (CD4 < 350) tras un año de
evolución en las personas con VIH/sida, con y sin TAR; 4. Si a la inclusión en el estudio se considera la concurrencia del conteo absoluto de las células T CD4+ y el estado de la TAR, los modelos matemáticos  propuestos con el cambio relativo del IMC representan una alternativa para valorar la posibilidad de indicar | sustituir el TAR en personas con VIH al concluir un año de seguimiento.
 
Pág(s):1
293 lecturas
PDF
 
Pág(s):1
80 lecturas
PDF
Aportes de la investigaciónSobre la novedad científica de los resultados: El presente estudio permitió la concepción de modelos logísticos a partir del cambio relativo de variables nutricionales tras un año de seguimiento del paciente con VIH/sida, específicamente del IMC, como una medida de asociación con el recuento absoluto de las células T CD4+. Este estudio representa el primero de su tipo en proponer una modelación matemática de la progresión de la infección por VIH a partir de los cambios relativos observados en las variables nutricionales como herramienta para el seguimiento de la evolución inmunológica delinfectado y de la respuesta al TAR.
Sobre los aportes científicos de la investigación: Con esta investigación quedó demostrado que los  indicadores nutricionales como variables “puras” no son útiles para predecir la evolución inmunológica de las personas con VIH/sida según el conteo CD4 en la era de la TAR. Han sido las variables que expresan evolución, esto es: los gradientes (o cambios relativos en el tiempo), en particular el anotado para el IMC, los que mostraron asociación con el conteo de las células T CD4+ tras un año de evolución. Los resultados demuestran que, independientemente de la exposición a la TAR y el estado inmunológico inicial, a una mayor reducción del IMC (que se corresponderían con valores
negativos del gradiente) habrá una mayor probabilidad de deterioro inmunológico (CD4 < 350 células.mm-3) tras un año de evolución.
Sobre los aportes sociales de la investigación: Con la presente investigación se proponen modelos matemáticos globales y específicos de grupo (a partir del estado del uso de los ARV y el conteo absoluto de los linfocitos T CD4+ en un primer momento) a los fines de calcular la probabilidad de deterioro inmunológico (CD4 <350 células.mm-3) a partir de los cambios relativos en el IMC tras un año de seguimiento en las
personas con VIH, expuestas o no a los ARV. Estos resultados representan una propuesta sostenible desde el punto de vista de su factibilidad económica, y la instrumentación en la atención primaria de salud, como expresión práctica y social de los mismos, por lo cual serán de gran utilidad en el seguimiento de la evolución inmunológica del infectado con VIH, con y sin TAR, en países de bajos recursos económicos.
 
Pág(s):1
163 lecturas
PDF
 
Pág(s):7
74 lecturas
PDF